Aplicación de la aberrometría al cálculo de lentes oftálmicas

Patrocinado por: Carl Zeiss Vision

Sábado 1 de marzo / Sala N-113 + N-114 / Hora: 10:00-10:30 h.

Jesús M. Cabeza

Director de Desarrollo de Instrumentos para la prescripción de Lentes Oftálmicas.
Carl Zeiss Vision, Aalen, Alemania

Recientemente han aparecido en el mercado nuevas lentes oftálmicas que hacen uso de la tecnología de aberrometría de frente de onda. Sin embargo, un análisis detallado de las publicaciones al respecto demuestra la confusión existente entre los ópticos-optometristas en cuanto a la aplicación de esta tecnología al cálculo de lentes oftálmicas, y sobre todo en cuanto a las ventajas de los diferentes productos.

En el sistema ojo-lente hay tres fuentes distintas de aberraciones:

1. Las aberraciones propias de la lente oftálmica, que pueden ser minimizadas a valores prácticamente despreciables a través de un buen diseño de la lente.

2. Las aberraciones del sistema lente-ojo, que aparecen cuando factores como la distancia interpupilar difieren del valor para el que fue calculada la lente. Estas aberraciones se pueden evitar utilizando lentes individualizadas.

3. Las aberraciones del ojo. Estas pueden ser determinadas un aberrómetro de frente de onda, pero no pueden ser corregidas con una lente oftálmica situada a cierta distancia del ojo.

A pesar de no ser posible corregir las aberraciones del ojo con una lente oftálmica, es posible obtener beneficios para el usuario utilizando una medida del frente de onda. Por ejemplo, permite determinar cómo varía el poder refractivo en función del tamaño de la pupila. En otras palabras: una medida del frente de onda contiene mucha más información que una refracción clásica. De hecho, el proceso para la obtención de la refracción manifiesta está limitado por tres factores:

A. La refracción manifiesta se obtiene en una habitación bien iluminada, con optotipos de alto contraste. La prescripción obtenida en estas condiciones artificiales no es necesariamente óptima para todo tipo de iluminaciones y de contrastes.
B. Las aberraciones de orden alto reducen el contraste, pero incrementan la profundidad de campo del ojo, lo que incrementa la incertidumbre en la determinación de la refracción manifiesta.
C. Las aberraciones de orden alto distorsionan el espacio de optimización de la refracción manifiesta, de manera que aparecen máximos locales además de un máximo global. De esta manera la prescripción obtenida puede corresponder a un máximo local, pero no ser la óptima.

A partir de la medida del frente de onda es posible calcular una prescripción que permite superar estas limitaciones. Sin embargo, la gran desventaja de una refracción obtenida del frente de onda es que no contiene información binocular.

Con el producto i.Scription®, Carl Zeiss Vision ha creado un algoritmo que combina la información contenida en el frente de onda con la refracción manifiesta para crear una nueva prescripción que, en muchos casos, proporciona un incremento significante en el confort visual.Además, las lentes i.Scription® son calculadas con una precisión de una centésima de dioptría, y fabricadas con la más moderna tecnología. Se han analizado varios casos clínicos representativos de los resultados de i.Scription® que demuestran por qué i.Scription® proporciona mejores resultados que la prescripción convencional.